<= volver
Schweizer Konzerte 2001

(Conciertos Suizos 2001)

x
Ausencia - William Ernesto Centellas
Polkita cruzeña - William Ernesto Centellas
Cholita paceña - Manuel Elias Coronel
Aguilillo - Moreno / Pinker
Niña Rosa - William Ernesto Centellas
Regálame ilusiones - William Ernesto Centellas
Soledad - Simeon Roncal
Ritmos sureños de Bolivia - Arr. Paúl Paulino López
Rio Bravo - William Ernesto Centellas
Siembra de amor - William Ernesto Centellas
Cuando nace la amapola - William Ernesto Centellas
La fiesta del charango - William Ernesto Centellas
Niña camba - César Espada
Entre mantones y tacones - William Ernesto Centellas
Mariposa nocturna - William Ernesto Centellas
Aplauso
Ven a mí - William Ernesto Centellas
Cueca del negro - William Ernesto Centellas
Aplauso
Recuerdos de Sucre - William Ernesto Centellas
x
Parteciparon:
William Ernesto Centellas Charango
Paúl Paulino López Guitarra
Ficha Técnica:
William Ernesto Centellas Arreglos y Dirección General
Markus Schmid Grabación, fotografía
x
Producción del CD: straordinaria records Markus Schmid, Suiza
Nota: En este CD están las grabaciones hechos en la gira de conciertos 2001 en Suiza. En todos los conciertos se ha podido actuar 100% acústico, o sea sin equipo. Eso era posible por las salas de conciertos que para solistas o grupos pequeños, eran de la mejor acústica que uno se puede imaginar: Rathauslaube en Schaffhausen (29. de marzo 2001), Altes Stadthaus en Winterthur (30. de marzo 2001), Sebastianskapelle en Baden (31. de marzo 2001) y Helferei Grossmünster en Zürich (4. de abril 2001). El único lugar un poco problemático era en Basel donde la sala de concierto era un ambiente grande dentro de una fábrica antígua. El problema allí no era falta de volumen, ¡sino los ecos!
x
Nota del editor: Hay dos "temas" de puro aplauso. ¿Porqué? Eso tiene su pequeña historia. Yo hube planeado este disco para tener más seguridad financiaria en los conciertos del maestro Centellas en Suiza. La gente podía ver como grabé la actuación y, en la pausa o también después del concierto se podían inscribir para obtener este CD con su respectiva factura. Un Señor me preguntó: "¿En este disco, los temas siempre serán interrotos por este aplauso tan molestoso?" Claro que quería vender, entonces le prometí que seguramente no hará muchas interrumpciones. ¿Pero como mantener el ambiente de las grabaciones en vivo casi sin aplauso? me pregunté. Por eso solucioné este asunto, poniendo lo aplausos inmensos de Winterthur (100 personas) y Baden (160 personas). El Señor, cuando había recibido su CD después de un mes, pagó su factura y nunca reclamó... - Markus Schmid